Cómo ir sanando tu historia

A todas las mujeres que se preguntan cómo amarse más así mismas, no hay mayor muestra de amor que atreverse a transformar sus heridas. Cada historia puede haber sido profundamente dolorosa, pero en ella hay un potencial para reconstruirse de nuevo y con esta acción reconstruir narrativas colectivas que nos unen a todas las mujeres. El trabajo interno siempre se podrá hacer solo, pero quizás por tramos se sienta pesado o  demasiado grande y complejo. Recuerda que el mundo está lleno de profesionales que te pueden acompañar.

Pintura de Graffiti: Neequaye Dreph Dsane. Foto: Marcus Barnes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *